Teletrabajador. Pros y contras del teletrabajo.

Teletrabajador en su mesa
82 / 100

La pandemia del COVID-19 nos está obligando a la mayoría de nosotros a trabajar desde casa. En este post consideraremos los pros y los contras de trabajar a distancia o dicho de otra forma, ser teletrabajador.

Antes de que la pandemia de coronavirus se extendiera por el mundo, un gran número de empleados ya se preguntaban por qué no podían trabajar en casa. Ahora, cuando decenas de millones de personas se ven obligadas a trabajar a distancia, la pregunta es más urgente.

Es mas, mientras se acercada cada vez mas la hora de volver a las aulas, muchas personas se plantean estudiar las oposiciones online, ya que si podemos teletrabajar online, también podemos "teleformarnos".

El virus eventualmente se calmará, pero es probable que los empleados continúen trabajando de esta manera por mucho tiempo. Si las empresas pueden tener éxito con el trabajo a distancia, es más probable que continúen con esta práctica incluso después de que la pandemia disminuya. Aquí, vemos algunos de los pros y contras del trabajo a distancia para los empleadores y empleados.

Una de las principales tesis que apoyan el trabajo a distancia o teletrabajo es la posibilidad de alcanzar un equilibrio entre trabajo y vida privada. La autogestión del tiempo disponible durante el día puede aumentar la satisfacción laboral e incluso mejorar la calidad del trabajo así como el rendimiento. Esta sensación de libertad está relacionada con la permanencia en un lugar más agradable, y a menudo relajante. Los empleadores también podrían beneficiarse de la creación de un equipo remoto, ya que pueden reducir varios costos. Además, el trabajo a distancia puede ahorrar tiempos de inactividad como los desplazamientos, lo que puede liberar el estrés. Por último, todos somos testigos de las actuales imágenes que muestran la sensible reducción de las emisiones de carbono y la contaminación creada por las empresas y los transportes. En otras palabras, podemos suponer lógicamente un beneficio social derivado de esta situación, incluso trágica, que debe tenerse en cuenta como testimonio para el futuro. Yo personalmente soy teletrabajador y no hay cosa que me guste más. Otros ejemplos de teletrabajadores son los seo o los redactores o copys.

La posibilidad de trabajar a distancia ya ha sido explorada por un gran número de nómadas digitales, trabajadores que pueden llevar a cabo su actividad desde cualquier lugar del mundo con acceso a la Internet. Todos hemos escuchado el clic-clac de los teclados mientras esperábamos la llamada de embarque en las puertas del aeropuerto. Mientras que esas personas eran probablemente trabajadores independientes, porque sólo unas pocas organizaciones experimentaron equipos completamente remotos, este tipo de encuentro será cada vez más frecuente en el futuro.

En 1989, el sociólogo Ray Oldenburg escribió El Gran Buen Lugar, un influyente ensayo que subrayaba la distinción entre hogares (primeros lugares), oficinas o fábricas (segundos lugares) y espacios comunitarios (terceros lugares). Durante las últimas décadas, hemos sido testigos de una gradual hibridación de estos lugares, como lo que ocurrió con los conceptos de colación y los espacios de trabajo en común, que se elevaron rápidamente en todo el mundo. En otras palabras, los límites entre los espacios de vida, trabajo y ocio se están difuminando como nunca antes.

Las estaciones de trabajo flexibles requieren entornos flexibles. Esto significa que los espacios públicos deben adaptarse para dar solución a la necesidad emergente de hacer negocios desde cualquier lugar. Lo que marcará la diferencia es proporcionar tecnologías informáticas eficientes y accesibles para todos que también protejan la privacidad de los usuarios. Sin embargo, los entornos flexibles deben integrarse dentro de un marco que también considere como un aspecto crucial la conexión humana.

Aunque la tecnología proporciona herramientas útiles para trabajar en casi todas partes, los diseñadores, arquitectos, comerciantes y todos los que participan en el desarrollo de espacios híbridos deben tener en cuenta el factor humano. En una distinción cruda, la diferencia entre espacio y lugar se basa en cómo se interpreta el entorno. Mientras que el espacio significa que el entorno se da y se percibe como materia física; el lugar se refiere a un entorno en el que los usuarios pueden tomar medidas. Las marcas son la piedra angular que proporciona la conexión entre las funciones y los símbolos en esta distinción.

Aunque trabajar a distancia puede ser beneficioso por varias razones, también puede aislar aún más a los profesionales y crear más soledad, uno de los principales problemas de las comunidades urbanas. Por ejemplo, lo que realmente importa es construir una comunidad dentro de la empresa y con sus interesados, no sólo para generar oportunidades de negocio, sino para intercambiar ideas, compartir sugerencias o pausas informales para el café. Un entorno comunitario puede ser creado dentro de un espacio físico, y más tarde llevado al mundo digital. Además, el intercambio de perspectivas puede conducir a la exploración de nuevos caminos, especialmente para los empleados a largo plazo en equipos muy arraigados. Es importante señalar que las comunidades rara vez crecen sin una estrategia para crear iniciativas coherentes que mejoren la experiencia del cliente haciendo que las personas se sientan miembros -y no invitados- de los espacios. Los operadores que no son capaces de crear este sentido de pertenencia podrían subcontratar la estrategia de construcción de la comunidad.

Viviendo en tiempos inciertos, la pandemia de coronavirus puede ser vista como un anteproyecto del futuro del trabajo, y también está acelerando el proceso. El cambio perturbador radicará en el hecho de que lo que antes se consideraba como una excepción, podría convertirse en una situación normal que requiera la adaptación de los trabajadores. Dado que la tecnología debería impulsar a los humanos a aumentar sus capacidades, parece que el trabajo a distancia está haciendo que los profesionales sean conscientes de que los lugares de trabajo podrían atravesar paredes físicas. Como muchas otras innovaciones, habrá beneficios y amenazas, pero está claro que el futuro de repente está llamando a nuestras puertas en lugar de esperarnos.

Tabla de Contenidos()

    Pros del teletrabajo y de ser teletrabajador

    Aumento de la productividad

    Durante la pandemia, el trabajo a distancia permite que las personas sigan trabajando y que las empresas sigan funcionando. Ahora, como en tiempos normales, la principal ventaja de trabajar desde casa es la flexibilidad que proporciona - tanto para los empleadores como para los empleados.

    Numerosos estudios han demostrado que el teletrabajo puede aumentar tanto la productividad como la satisfacción en el trabajo, y los empleados reportan una mayor capacidad de concentración en medio de menos distracciones. Para los introvertidos y otros que prefieren la soledad, trabajar desde casa puede ser un regalo del cielo. En un estudio realizado en China en 2014 se constató un aumento del 13% en el rendimiento de los empleados que trabajan en casa.

    Ahorrarle dinero a todo el mundo

    Trabajar desde casa también puede ahorrarle dinero a todo el mundo. Mientras que los empleados gastan menos en los viajes al trabajo (junto con menos almuerzos y cafés caros para llevar), y pueden ahorrar dinero en el cuidado de los niños al ser más flexibles, los empleadores también pueden ahorrar dinero. Menos gente en la oficina significa que las oficinas físicas pueden ser más pequeñas, ahorrando dinero en el alquiler. Para algunos negocios, podría ser posible prescindir por completo del espacio de oficina permanente.

    Las empresas también pueden beneficiarse de poder recurrir a un mayor número de empleados potenciales. Es más fácil contratar a personal de otros países si éste puede trabajar desde cualquier lugar. Esto también reduce la necesidad de gestionar los visados y permisos de trabajo, y de pagar los gastos de reubicación para las contrataciones en el extranjero.

    Empleados (teletrabajadores) más felices

    Los estudios han demostrado que muchos empleados valoran la flexibilidad por encima de los mayores ingresos, y un estudio realizado en 2017 muestra que los empleados de los Estados Unidos valoraban la capacidad de trabajar desde casa en un 8% de su salario. Además, se ha demostrado que dar a los empleados la capacidad de controlar su propio horario y condiciones de trabajo conduce a una mayor satisfacción y compromiso en el trabajo y a una menor rotación, todo lo cual ahorra a los empleadores tiempo y dinero.

    Contras del teletrabajo y de ser teletrabajador

    Aunque hay muchos pros y contras del trabajo a distancia, también hay una serie de desventajas, y la gestión adecuada de estos inconvenientes es crucial para su éxito, tanto para las empresas como para los empleados.

    La gente necesita gente

    Un gran inconveniente es la falta de interacción humana cuando se trabaja a distancia - algunos estudios han demostrado que, con el tiempo, los empleados pueden sentirse social y profesionalmente aislados. Para gestionar esto, las empresas pueden requerir o fomentar reuniones o encuentros regulares en la oficina. Durante la pandemia, mientras que la gente se ve obligada a trabajar desde casa, muchos directivos han instituido reuniones "sociales" periódicas, en las que los equipos participan en concursos, cantos, juegos, comidas compartidas en línea u otras actividades no laborales.

    Algunas industrias también se benefician del intercambio regular e informal de conocimientos que puede derivarse de la posibilidad de que la gente se acerque a sus compañeros de trabajo para charlar y compartir ideas en el momento oportuno. Los estudios también han indicado que las personas que trabajan desde su casa también pueden tener menos confianza en su carrera que los empleados de oficina. Esto puede deberse a que se sienten "fuera de onda" y a que no se involucran en las decisiones cotidianas.

    En las empresas en las que todos trabajan desde casa, puede que esto no sea un problema tan grande, pero puede ser necesario celebrar reuniones frecuentes para que todos se sientan comprometidos y para promover la interacción.

    Mantener la productividad

    Las empresas también deben desarrollar formas de vigilar a los teletrabajadores sin ser demasiado intrusivas. Si bien algunos han utilizado medidas draconianas, como el acceso a las cámaras web de los empleados para asegurarse de que están funcionando, para que esto funcione a largo plazo, se necesitarán métodos menos intrusivos. Las empresas pueden considerar la posibilidad de invertir en sesiones de capacitación especializada para ayudar a los trabajadores a mantener la productividad en casa y desarrollar prácticas saludables, como hacer algo de ejercicio cada día.

    Teletrabajo
    Teletrabajo

    Seguridad

    Un inconveniente práctico del teletrabajo o trabajo a distancia es la cuestión de la seguridad. A medida que las empresas y los individuos se vuelcan en gran número a las plataformas de videoconferencia, los expertos en seguridad advierten que éstas no son necesariamente seguras. Zoom, en particular, ha sido criticado por una serie de problemas de privacidad, como el envío de datos de los usuarios a Facebook, la falta de encriptación de extremo a extremo y una falla que dejó a algunos usuarios vulnerables a que sus cámaras web y micrófonos fueran secuestrados.

    Mientras Zoom trabaja para controlar estos problemas, las empresas siempre necesitan asegurarse de que tanto los empleados como la información propietaria estén seguros en todo momento. En el futuro, esto puede significar que sólo se utilicen para el trabajo computadoras de propiedad de la empresa y encriptadas, aunque esto puede reducir la flexibilidad.

    Equilibrio de la vida laboral y doméstica

    Un problema importante para los empleados o teletrabajadores que trabajan a distancia es la confusión entre la vida laboral y la vida familiar que puede producirse cuando no hay una separación física entre el tiempo de trabajo y el tiempo de ocio. Los teletrabajadores tienden a trabajar más horas que los trabajadores de oficina, y pueden tener problemas para desconectarse, especialmente si no tienen una oficina en casa dedicada a ello. Y aunque es tentador pensar en lo agradable que sería trabajar desde una playa tropical, puede ser más tentador disfrutar de la playa sin trabajar.

    Las empresas pueden ayudar teniendo políticas claras sobre cuándo los empleados deben y no deben contestar correos electrónicos o llamadas. Aunque esto puede ser difícil cuando el personal está repartido en diferentes zonas horarias, unas políticas claras ayudarían a los empleados a sentirse más seguros al desconectar. Para los trabajadores, tener un espacio de trabajo dedicado y un patrón de trabajo regular también ayudará a trazar una línea divisoria entre el trabajo y el hogar.

    Muchas empresas y empleados se abren camino a través del trabajo a distancia, para ser teletrabajador, desarrollando nuevas políticas y protocolos a medida que avanzan. Pero todo el mundo se beneficiará de tener una visión más amplia, poniendo en marcha procedimientos robustos ahora para hacer más fácil el trabajo a distancia en el futuro. Después de todo, trabajar desde casa podría ser nuestra nueva normalidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir