¿Qué son las hemorroides? Síntomas. Remedios Naturales

Bestseller No. 2
Crema de alivio rpido Fisuras anales, hemorroides, eccemas anales, prurito y ani - Extractos de plantas 100% naturales Ungento de pilas - 100% de satisfaccin garantizada
  • REPITA TU VIDA: El constante dolor persistente, el picor loco y el sangrado provocados por las hemorroides controlan tu vida y te impiden vivirla...
Bestseller No. 3
HEMOSAN CINFA HEMORROIDES 60 TOALLITAS
  • Hemosan cinfa toallitas 60 unid
Con toda seguridad ya escuchaste esta palabra muchas veces, pero, ¿en verdad qué son las hemorroides? ¿Qué síntomas suelen presentar?

Veamos esto por partes y en detalle a continuación.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son vasos sanguíneos (venas) ubicados en los músculos lisos de las paredes del recto y el ano.

Son una parte normal de la anatomía y se encuentran en la unión donde las pequeñas arterias se fusionan con las venas.

Asimismo, la palabra hemorroides o almorranas también se refiere a una afección conocida como enfermedad hemorroidal, en la que dichas venas están hinchadas, dilatadas e inflamadas (similar a las venas varicosas en las piernas).

Algunas veces las paredes de estos vasos sanguíneos se estiran tanto y quedan tan delgadas que las venas se abultan y se irritan, especialmente al defecar.

Esto puede resultar en dolor, comezón, irritación, ardor y a veces sangrado – estos síntomas indican una inflamación.

Las estadísticas muestran que casi el 75% de los occidentales tendremos inflamación de las hemorroides en algún momento de nuestra vida.

Los tipos de hemorroides

Las hemorroides se clasifican según su ubicación en relación con la línea pectínea, el punto de división entre los dos tercios superiores y el tercio inferior del ano.

Esta es una distinción anatómica importante debido al tipo de células que recubren las hemorroides y a los nervios que proporcionan la sensación.

Existen dos tipos de hemorroides según sea su localización: internas y externas.

Hemorroides internas

Las hemorroides internas están localizadas por encima de la línea pectínea y están cubiertas con células que son las mismas que las que recubren el resto de los intestinos.

La inflamación de las mismas ocurre en la parte inferior del recto y son típicamente indoloras, incluso cuando producen sangrado.

Pueden volverse dolorosas cuando salen hacia afuera del ano luego de hacer algún gran esfuerzo, al defecar, por ejemplo (también se dice que han «prolapsado»).

Cuando las hemorroides prolapsan, suelen provocar comezón e irritación.


Hemorroides externas

Las hemorroides externas surgen por debajo de la línea pectínea y están cubiertas con células que se asemejan a la piel. Es decir, se desarrollan debajo de la piel alrededor del ano.

Como dificultan la limpieza del ano y las zonas adyacentes, pueden causar picazón y otras molestias. Si se llega a formar un coágulo de sangre dentro de una hemorroide de este tipo, puede presentarse un dolor severo e intenso.

Las hemorroides son una de las causas más comunes de sangrado rectal. Rara vez son peligrosas, pero es necesario ver a un médico para asegurarse de que no se tiene una afección más grave.

¿Cuáles son los síntomas de hemorroides inflamadas?

Hay algunas diferencias en los signos según sean internas o externas.

1. Los signos de las hemorroides internas

Lo cierto es que las hemorroides internas están lo suficientemente lejos dentro del recto como para que tú pueda verlas o sentirlas.

Generalmente no duelen, ya que tenemos pocos nervios sensibles al dolor en esa zona.

Los síntomas de las hemorroides internas incluyen:

  • Sangre en las heces, en el papel higiénico después de limpiarse o en el inodoro.
  • En ciertos casos, tejido que sobresale fuera de la abertura anal (prolapso). Esto puede doler, a menudo cuando se defeca.

Quizás podrías ver las hemorroides prolapsadas como protuberancias húmedas que son más rosadas que el área circundante.

Muchas veces vuelven a entrar por sí solas. Incluso si no lo hacen, a menudo pueden ser empujadas suavemente de nuevo a su lugar.

2. Los signos de las hemorroides externas

Como las hemorroides externas están debajo de la piel alrededor del ano, donde hay muchos más nervios sensibles, por lo general pueden doler bastante.

Los síntomas más frecuentes incluyen:

  • Dolor.
  • Sangrado.
  • Comezón.
  • Hinchazón.

En ciertos casos, un coágulo de sangre (trombo) puede manifestarse dentro del vaso sanguíneo inflamado, algo que se conoce como hemorroide trombosada.

Una hemorroide trombosada aparecerá como un bulto en el borde anal, sobresaliendo del ano, y será de color púrpura o azulado oscuro debido al coágulo.

Puede doler, picar y sangrar. Cuando el coágulo se disuelve, podría quedar un poco de piel sobrante, la cual puede irritarse.

Una hemorroide no trombosada aparecerá como un bulto con textura gomosa. Con frecuencia, aparece más de una hemorroide inflamada al mismo tiempo.

¿Cuáles son las CAUSAS de las Hemorroides?

También se las conoce como almorranas y son venas que se inflaman y dilatan en la zona del recto o del ano. Pero, ¿cuáles son las verdaderas causas de las hemorroides inflamadas?

Debes saber o por lo menos imaginarte que este padecimiento es uno de los más molestos y dolorosos que se pueda tener.

Las más frecuentes causas de las hemorroides

Las causas por las que se genera la inflamación son varias, pero aquí te muestro las más comunes:

1. El embarazo

Las mujeres embarazadas pueden tener un mayor riesgo de sufrir hemorroides debido a la presión que el útero ejerce sobre las venas hemorroidales.

Esto es porque a medida que el feto crece y el útero se agranda, ejerce presión en la zona de dichas venas y esto ocasiona que la mamá presente inflamación de almorranas.

Además, en el trabajo de parto puede ejercerse una desmesurada presión en la zona, que es otra de las razones por las cuales pueden salir hemorroides.

2. El envejecimiento

En primer lugar, al envejecer las estructuras de apoyo en la región del recto y la cavidad anal se debilitan, dando lugar a las almorranas.

Pero además, muchas personas de avanzada edad pueden presentar estreñimiento con el tiempo.

De hecho, un alto porcentaje de la población occidental al llegar a esta etapa de su vida presenta un cuadro de hemorroides.

Esto no significa, sin embargo, que los jóvenes y los niños no puedan tenerlas.

3. Diarrea crónica

Las hemorroides pueden ocurrir después de casos de diarrea crónica.

Esto produce mucha tensión en la zona rectal y, además del esfuerzo y ardor en la zona, el presentar hemorroides en esta situación puede hacer que la situación se complique aún más.

4. Estreñimiento crónico

Esta es de las principales causas de las hemorroides sangrantes. Puede presentarse en personas que les cuesta mucho trabajo la evacuación intestinal y tienen que realizar mucho esfuerzo a esa hora.

Esforzarse demasiado durante las deposiciones ejerce presión adicional sobre las paredes de los vasos sanguíneos de la zona rectal y anal. Esto puede hacer que se inflamen las hemorroides.

Cabe destacar que una dieta baja en fibra y la ingestión reducida de agua puede causar estreñimiento.

Además, esto hace que la personas permanezcan mucho tiempo en el inodoro, lo cual tampoco es bueno para las hemorroides, como veremos enseguida.

5. Permanecer mucho tiempo en la misma posición

En la sociedad actual se llega a permanecer mucho tiempo en una misma posición,  ya sea sentado por venir manejando en el tráfico o bien por largas jornadas de trabajo.

Estar sentado por largos períodos de tiempo puede causar hemorroides, especialmente cuando se está en el inodoro.

Esto definitivamente puede hacer que se presente un cuadro de hemorroides inflamadas.

Es por ello que se recomienda que, si por trabajo se tiende a estar mucho en una misma posición, en lo posible se la cambie con frecuencia.

6. Levantar cosas muy pesadas o hacer mucho esfuerzo

Levantar objetos pesados repetidamente puede causar hemorroides debido al esfuerzo que se ejerce sobre los músculos de la zona anal y rectal.

El esfuerzo demasiado grande realizado en ciertos trabajos también puede producir el mismo efecto.

La fuerza exagerada que realizamos interfiere con el flujo sanguíneo dentro y fuera del área. Esto resulta en la acumulación de sangre y el agrandamiento de los vasos sanguíneos.

Factores de riesgo para la inflamación de hemorroides

Para finalizar, quiero destacar algunos factores que pueden hacer que tu riesgo se vea aumentado:

– Genética

La inflamación hemorroidal puede transmitirse genéticamente de padres a hijos, así que, si tus padres la tuvieron, es más probable que tú también la tengas.

– Obesidad

Ser obeso por exceso de alimentación o tener otra tensión constante en tu cuerpo puede aumentar tu riesgo. por eso es buena idea tomar pastillas para adelgazar de Mercadona o de cualquier sitio que te ofrezca una garantía y por supuesto 100% naturales.

– De pie por mucho tiempo

Estar de pie demasiado tiempo sin tomarte un descanso para sentarte puede hacer que las almorranas tengan más tendencia a hincharse.

– Relaciones anales

Las relaciones sexuales anales consistentes y frecuentes también pueden aumentar el riesgo de inflamación de hemorroides o empeorar las ya existentes.

GRADOS de Hemorroides

Existen diferentes grados de hemorroides, en los cuales podemos categorizar especialmente a las internas. Ve cuáles son sus signos y sus principales características.

 

Lo importante es que sepas que todas se pueden curar y que existen algunos grados en que puedes hacerlo sin necesidad de llegar al doctor, sino con remedios caseros o bien mejorando tus hábitos diarios.

Indice de Contenido

¿Cuáles son los grados de hemorroides?

Los principales grados de hemorroides son:

Hemorroides grado 1

Las hemorroides de primer grado son las mas tranquilas. Su principal característica es que, así como aparecen, pueden desaparecer y algunas veces el paciente ni siquiera se da cuenta que las tiene.

Al principio, las venas hemorroidales muestran un ligero aumento en número y tamaño, pero sin proyección externa.

El síntoma más frecuente del primer grado es la secreción de moco por el ano, que se puede observar en el papel higiénico durante la higiene o en la ropa interior.

Posibles soluciones

En principio, el tratamiento no implica intervención quirúrgica, ya que las hemorroides no se proyectan fuera del ano.

Algunos cambios simples, como una dieta rica en fibras, líquidos y saneamiento adecuado, sin el trauma constante del papel higiénico, son capaces de revertir la condición.

La idea es mejorar la consistencia de las heces para que la evacuación cause el menor trauma posible a las venas de la región anal, reduciendo así las molestias, la hinchazón y el sangrado.

Si, incluso con estas acciones, las hemorroides aparecen y causan dolor o cualquier otra molestia, es posible mitigar esta condición utilizando ungüentos específicos.

En esta etapa de la enfermedad, todos estos cuidados contribuyen a evitar la evolución del problema.

Nuevo
kowaku 2x Hemorroides Postparto Post-Episiotoma Paciente Bao de Asiento Universal para Inodoro
  • Las cuatro esquinas inferiores, diseo mejorado, a prueba de humedad y moho, tambin se pueden utilizar en el suelo.
Nuevo
joyMerit Cojn Inflable de Aire Asiento Silla Silla de Ruedas Soporte para Hemorroides - Azul, Individual
  • Diseo inflable, fcil de usar, puede soplar aire en la almohadilla del cojn directamente.

Hemorroides grado 2

Entre el primer y segundo grado, los síntomas de las hemorroides parecen ser los mismos.

La diferencia con relación a las anteriores es su dilatación y que, debido al esfuerzo que llega a hacer la persona a la hora de evacuar, pueden prolapsar (salir fuera del ano).

De todos modos, esta proyección ocurre sólo durante la evacuación y por poco tiempo. El tejido vuelve al ano espontáneamente.

También puede notarse una secreción más frecuente de moco por el ano y a veces sangrado al evacuar, que se puede observar en las heces del inodoro o en el papel higiénico.

Posibles soluciones

Además de los cambios en la dieta, como en el primer grado, el médico puede recomendar el tratamiento con bandas elásticas, que es indoloro y bastante efectivo.

En la base de las venas hemorroidales dilatadas se colocan bandas elásticas para cortar la circulación, lo que provoca que las hemorroides inflamadas caigan de forma natural durante la evacuación al cabo de unos días.

En esta etapa, el uso de ungüentos específicos para tratar las hemorroides todavía ayuda a aliviar el malestar del paciente.

Este tipo de medicamento tiene componentes con efectos anestésicos y secantes, lo que ayuda a combatir el dolor causado por las hemorroides.

Hemorroides grado 3

Las almorranas de tercer grado ya empiezan a considerarse avanzadas y debemos tener cuidado con las mismas.

No sólo por su inflamación, la cual es mucho mayor que en las anteriores, sino también por la exteriorización de las hemorroides, que no regresan al ano espontáneamente, como en el grado anterior.

Lo que caracteriza este tercer grado es la hora de usar el baño, en que el paciente puede sentir que la hemorroide ha salido, necesitando empujarla hacia el ano con su propia mano.

Síntomas como sangrado, picor anal y molestias se sienten con mayor intensidad en esta fase, no sólo durante la evacuación.

Posibles soluciones

Lo mejor en estos casos es acudir a un especialista para una evaluación y ver si se puede hacer algún tratamiento que no sea una cirugía de hemorroides.

A diferencia de los grados anteriores, los cambios en los hábitos que involucran dieta, ejercicio y alternativas de higiene no suelen ser suficientes.

Aquí es cuando el médico y el paciente comienzan a considerar las mejores alternativas para la intervención quirúrgica.

Hemorroides grado 4

Estas directamente son consideradas las almorranas más severas, ya que se encuentran completa y permanentemente prolapsadas, causando mucho dolor.

La molestia del paciente es más intensa porque el prolapso hemorroidal no regresa de ninguna manera al canal anal, ni siquiera con la ayuda de las manos.

En la última y más grave etapa de las hemorroides, no hay mucho que hacer en términos de dieta e higiene local.

Además, el sangrado rectal pasa a ser un signo típico y muy frecuente.

La sangre puede gotear en el inodoro al usar el baño o puede estar presente en el papel higiénico después de una evacuación intestinal.

Para llegar a este cuadro clínico, probablemente el paciente no puso atención en síntomas previos como los que ya mencioné.

Además, a menudo por miedo o vergüenza del diagnóstico, los pacientes con hemorroides internas posponen el tratamiento médico hasta el límite, cuando se vuelven irreductibles.

Posibles soluciones

En estos casos, la única solución posible es una cirugía.

La buena noticia es que existen diferentes opciones y alternativas para aquellos que tendrán que enfrentar la intervención. No todo se trata de procesos dolorosos, vale la pena mencionarlo.

La más frecuente es la cirugía tradicional, llamada hemorroidectomía, en la que se extirpan totalmente las venas inflamadas.

Otra posibilidad, menos invasiva, es el grapado de hemorroides, una técnica que bloquea la circulación sanguínea en la región.

También existe la técnica THD (desarterización hemorroidal transanal) que evita algunos de los mayores temores de los pacientes: cortes en la región anal y recuperación dolorosa.

Esta cirugía se realiza con Doppler, un dispositivo de ultrasonido que ayuda a los médicos a bloquear las venas dilatadas, cortando el flujo sanguíneo que irriga las hemorroides.

Remedios Caseros para las Hemorroides

5 efectivos remedios caseros para las hemorroides externas inflamadas

A continuación conocerás cinco tratamientos naturales que te ayudarán a curar este tipo de hemorroides.

1. Hamamelis

El hamamelis es una planta que se usa como astringente natural y que lleva el nombre científico de Hamamelis Virginiana.

Es un ingrediente común que se encuentra en muchos tratamientos para hemorroides de venta libre, es decir, que no necesitan receta médica.

Tiene propiedades antisépticas, astringentes y antiinflamatorias que lo convierten en un excelente tratamiento para las hemorroides externas.

El hamamelis ayuda a aliviar el dolor, limpiar el área, reducir la hinchazón y detener el sangrado.

Se puede aplicar directamente en la zona afectada utilizando una bola de algodón o un paño suave y limpio.

Puedes usarlo varias veces al día para mantener la hinchazón y la irritación al mínimo posible.

También te sugiero que lo utilices después de cada evacuación intestinal, ya que te ayudará en la asepsia y a desinflamar la zona.

2. Escoba de carnicero

La escoba de carnicero es una planta cuyo nombre científico es Ruscus Aculeatus y que tiene muchas propiedades como remedio natural.

Entre otros beneficios, trabaja para mejorar la circulación, estrechar los capilares, evitar que la sangre se acumule, aliviar el estreñimiento y reducir la hinchazón.

Todas estas propiedades lo convierten en un tratamiento ideal para las hemorroides.

Para tratar las inflamación hemorroidal, la escoba de carnicero puede usarse directamente sobre la hemorroide o tomarse en forma de cápsula.

Cuando se usa por vía oral, se recomienda que sean entre 150 y 300 mg dos o tres veces al día para el tratamiento de las hemorroides.

De todos modos, antes de usar este remedio, es recomendable que consultes con tu médico para asegurarte de que no interfiera con ningún otro medicamento que estés tomando actualmente.

3. Aloe Vera o sábila

El Aloe Vera es una planta llena de vitaminas, minerales y aminoácidos. Se ha utilizado durante miles de años para tratar muchas dolencias, desde la digestión hasta diversas afecciones de la piel.

La sábila, como se la conoce popularmente, posee propiedades astringentes, antisépticas, antifúngicas y antiinflamatorias.

Es un tratamiento efectivo para las hemorroides externas, porque rejuvenece y cura el tejido, reduce la hinchazón, elimina el dolor y calma la irritación del área.

La forma más eficaz de utilizar el Aloe Vera es en su forma pura, directamente de la planta.

Para usarla como tratamiento de las hemorroides externas, debes cortar una hoja para exponer el gel. Luego extrae el mismo con ayuda de una cuchara y aplícatelo directamente sobre la hemorroide.

El Aloe Vera también viene en forma de bebida y puede ser tomado para ayudar a sanar el cuerpo en general.

4. Triphala

La triphala es una fórmula ayurvédica que es una combinación de tres frutos conocidos como “ciruelas myrobalan”: amalaki, bibhitaki y haritaki.

Es un antioxidante natural que promueve la digestión, mantiene los intestinos regulares y ayuda a sanar y reparar los tejidos y las células del cuerpo.

Debido a que trabaja para mantener los intestinos funcionando de forma regular, puede ayudar a reducir la probabilidad de que las hemorroides vuelvan a aparecer.

La triphala está disponible en forma de té, cápsulas, tabletas o bebida. Para obtener las cantidades correctas de dosificación, debes seguir las recomendaciones de la etiqueta.

5. Ajo

Las potentes propiedades medicinales naturales y terapéuticas del ajo son muy conocidas en todo el mundo.

La buena noticia es que cada vez hay más evidencia científica de sus muchos beneficios para la salud.

¿Pero qué hay del ajo para las hemorroides?

Como uno de los remedios caseros más utilizados para las hemorroides, el ajo se usa para aliviar la picazón, la inflamación y el dolor.

Tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que te ayudarán a combatir los síntomas de las hemorroides externas.

Necesitarás:

  • 2 o 3 dientes de ajo;
  • 1 taza de agua;
  • Unas gasas.

Preparación:

Hierve el agua con el ajo, cuélala, ponla en un recipiente y deja que se enfríe por completo.

Cómo usar:

Remoja las gasas en la solución y aplícatelas en el ano.

Déjatelas aplicadas por 10 a 15 minutos.

Recuerda lavar bien dicha área antes de la aplicación.

Precaución:
Ocasionalmente y en muy pocos casos, el ajo puede causar una reacción no deseada en los tejidos del canal anal, por lo que es mejor proceder con cautela. No uses este método si tienes hemorroides sangrantes o fisuras anales.

Conclusión

Cuando se sufre de hemorroides externas, estos remedios naturales trabajarán para eliminar la inflamación y mantener la situación bajo control.

De todos modos, si estos tratamientos no te proporcionan ningún alivio de tu condición dentro de una semana o dos, es mejor que contactes a tu médico para opciones de tratamiento adicionales.

DIETA para las Hemorroides

¿Cuál es la mejor dieta para las hemorroides?

Al tratar de evitar o prevenir los brotes de hemorroides, una regla general importante es asegurarse de que estás obteniendo suficiente fibra.

Puedes obtener dos tipos de fibra de los alimentos: soluble e insoluble. Para tener un intestino sano, necesitas ambos tipos.

Mientras que el tipo soluble forma un gel en el tracto digestivo y puede ser digerido por bacterias amigables, la fibra insoluble ayuda a aumentar el volumen de las heces.

Esto hace que sea menos probable que una persona tenga que esforzarse al ir al baño, lo que puede ayudar a prevenir las hemorroides o aliviar los síntomas.

Aquí puedes ver 11 alimentos extraordinarios para quien tiene la enfermedad hemorroidal o quiere evitarla.

1. Legumbres

Las legumbres son semillas comestibles, que incluyen frijoles, lentejas, guisantes, soja, cacahuetes y garbanzos, entre otras.

Contienen ambos tipos de fibra, pero son especialmente ricas en las solubles.

Incorpóralas a tu dieta y consúmelas con regularidad.

2. Granos enteros

Los granos integrales son potencias nutricionales. Esto se debe a que retienen su germen, salvado y endospermo, que están cargados con muchos componentes beneficiosos, entre ellos, la fibra.

Los granos enteros son especialmente ricos en fibra insoluble. Esto ayuda a promover la digestión, lo que puede ayudar a reducir el dolor y el malestar asociado con las hemorroides.

Pero van mucho más allá de la conocida harina de trigo integral, ya que esta categoría también incluye la cebada, el maíz, la escanda, la quinua, el arroz integral, el centeno entero y la avena.

La avena es una opción especialmente buena para incluir en tu dieta si estás tratando de reducir los síntomas de las almorranas.

3. Brócoli y otras verduras crucíferas

Las verduras crucíferas incluyen brócoli, coliflor, coles de Bruselas, rúcula, col rizada, rábanos, nabos y col.

Proporcionan una cantidad impresionante de fibra insoluble.

Además, contienen glucosinolato, una sustancia química de origen vegetal que puede ser descompuesta por las bacterias intestinales.

La diversidad de dichas bacterias está relacionada con un sistema gastrointestinal más resistente. Esto, sumado al contenido de fibra insoluble, hace de las crucíferas una gran opción para prevenir la inflamación de almorranas.

4. Alcachofas

Las alcachofas están cargadas de fibra, que ayudan a alimentar las bacterias amigables en tu intestino.

La inulina -un tipo de fibra soluble en las alcachofas- aumenta el número de bacterias intestinales beneficiosas, como las bifidobacterias y los lactobacilos.

Esto puede ayudar a prevenir la aparición de hemorroides o disminuir sus síntomas al mantener tu intestino sano y regular.

5. Tubérculos

Los tubérculos como los boniatos, nabos, rábanos, zanahorias y papas están repletos de nutrientes.

Son ricos en fibra saludable para el intestino y contienen de 3 a 5 gramos por porción.

Ten en cuenta que gran parte de su fibra está alojada en la cáscara, así que asegúrate de no quitarla cuando los comas.

Además, las papas blancas cocidas y enfriadas contienen un tipo de carbohidrato conocido como almidón resistente, que pasa a través del tracto digestivo sin ser digerido. Al igual que la fibra soluble, ayuda a alimentar a las bacterias intestinales amigables.

Como esto reduce el estreñimiento, puede aliviar los síntomas de las almorranas.

6. Calabazas

Hay muchas variedades, pero la más rica en fibras es la calabaza de bellota o de pimienta, que contiene 9 gramos de este nutriente que combate las hemorroides en cada taza de cubos horneados.

Disfruta de la calabaza asada, salteada o hervida para ayudar a mantener tu tracto digestivo en movimiento.

7. Morrones

Otra gran verdura para ayudar con las hemorroides es el pimiento morrón o simplemente morrón.

Cada taza de morrones cortados en rodajas proporciona casi 2 gramos de fibra. Además, tienen un contenido de agua del 93%.

Junto con la fibra, esto hace que las heces sean más fáciles de evacuar, evitando el esfuerzo.

8. Apio

El apio también proporciona mucha agua, así como fibra. Esto ablanda las heces y disminuye la necesidad de hacer grandes esfuerzos.

Un tallo de unos 30 cm proporciona 1 gramo de fibra y consiste en 95% de agua.

Corta este vegetal crujiente en ensaladas, añádelo a sopas o guisos, o sumerge los tallos en un poco de tu mantequilla favorita.

9. Pepinos y melones

Los pepinos y los melones son maneras deliciosas de llevar fibra y agua a tu tracto digestivo.

Cuando comas pepino, asegúrate de no quitarle la cáscara, ya que eso te asegurará que obtengas la mayor cantidad de fibra.

10. Peras

Una pera mediana contiene casi 6 gramos de fibra, lo que representa el 22% de tus necesidades diarias de fibra.

Asegúrate de comer esta fruta con cáscara, ya que es ahí donde se encuentra gran parte de dicho nutriente.

Las peras son un excelente bocadillo por sí solas, pero también pueden ser preparadas con sopas o ensaladas.

11. Manzanas

Las manzanas también tienen una cantidad impresionante de fibra: una mediana posee casi 5 gramos.

Es más, una parte de la misma es la pectina, una fibra soluble que crea una consistencia gelatinosa en el tracto digestivo.

Esto ayuda a ablandar y aumentar el volumen de las heces, aliviando los esfuerzos y las molestias asociadas con las hemorroides.

¿Usar cojín para las Hemorroides?

Sentarse es doloroso, acostarse puede causar presión o cosquilleos en los músculos, incluso estar de pie puede causar molestias dignas de acalambrarse.

Con estos síntomas en curso (además de la incomodidad exterior), es simplemente cuestión de encontrar la combinación más baja de efectos secundarios negativos.

Algunos pacientes buscan medicamentos, cremas tópicas u otras fuentes de alivio, como artículos genéricos de venta libre. Con el tiempo, se vuelven más conscientes de sus situaciones específicas y saben cómo tratar mejor los síntomas más comunes.

Mientras que los medicamentos -tanto tópicos como internos- ofrecen una forma diferente de alivio, el ajuste del patrón de asiento también puede proporcionar amplios resultados, sin la influencia de los productos químicos. Un ejemplo de ello es el cojín tipo dona.

¿Pero qué es un cojín para las hemorroides tipo dona?

Tal y como su nombre indica, es un cojín o almohada de asiento con forma de dona, redondo y con un gran agujero en el centro.

El área exterior se construye con un acolchado muy cómodo y todo el anillo se conecta de modo que no haya costuras o bordes que puedan desencadenar un punto de presión.

Las versiones más elegantes también vienen con diferentes alturas, manijas o nodos especializados para permitir el máximo alivio.

Estos cojines vienen en todos los tamaños y variaciones de «donuts», para que los usuarios puedan buscar la mejor solución que se adapte a sus necesidades.

Los cojines de viaje son ideales para el viajero frecuente, las almohadas que tienen asas son las mejores para aquellos que tienen múltiples reuniones a lo largo del día y los almohadones más robustos ofrecen un apoyo más cómodo en casa, ya sea en el sofá o en la mesa de la cena.

¿Qué beneficios ofrece una almohada para hemorroides en forma de dona?

Muchos de los que sufren están de acuerdo en que los cojines de donas son una de las formas más fáciles de deshacerse del dolor, incluso recurriendo al uso de un juguete de piscina inflable o descansando en el inodoro en un apuro.

Pero además, un cojín de donas puede:

 

  • Tener elevación de la parte trasera para un máximo alivio del peso.
  • Ofrecer equilibrio para que no haya inclinación al girar o estirarse (este tipo de inclinación puede causar dolor adicional).
  • Mejorar la postura, lo que puede aumentar el flujo sanguíneo y la circulación para estimular la curación natural del cuerpo.
  • Reducir los puntos de presión en las piernas, la parte superior de los muslos y la parte posterior.
  • Proporcionar comodidad al manejar, trabajar o cuando simplemente te sientes en casa o en cualquier otro lugar.

 

Considerando que el área de las hemorroides puede inflamarse o hincharse por diferentes razones (y en diferentes áreas, aunque sea levemente), a menudo es más sencillo recurrir a estos métodos fáciles y rápidos.

Ventajas adicionales de este cojín ortopédico

Los cojines de donas son pequeños y pueden guardarse fácilmente en el coche, en la oficina o en casa para las crisis repentinas.

Para mantener las hemorroides a raya durante todo el año, puedes usar el cojín continuamente para obtener los mejores resultados.

Incluso cuando el dolor no está en tu radar, los cojines pueden ofrecerte una mejor postura y flujo sanguíneo, sin importar las dolencias que tengas.

Sin embargo, siempre es mejor conversar con un médico para encontrar el mejor régimen de tratamiento para tus necesidades. Incluso si tus crisis de hemorroides son poco frecuentes o leves.

Como puedes ver, las almohadas de donas de todos los tamaños y tipos ofrecen un gran alivio para cualquier paciente con hemorroides.

Considera adquirir una hoy mismo para aliviar a largo plazo todas tus necesidades relacionadas con tu condición. Con seguridad encontrarás una que te agrade en tu farmacia de confianza.

¡Mira esto!

¿Juegan las empresas psicológicamente con nosotros?

La psicología afecta a las decisiones que tomamos a diario. Dado que la psicología afecta …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *