¿Qué es el método Kakebo?

metodo kakebo

¿QUÉ ES EL KAKEBO?

Inventado por el periodista japonés Hani Motoko a principios del siglo XX, «kakebo» significa literalmente «libro de cuentas para la economía doméstica«. Sé lo que estás pensando. Esto suena seco, seco, seco. Pero tened paciencia. Esta es una filosofía, no simplemente una declaración de fondos que entran y salen.

A la manera de Marie Kondo de «La magia que cambia la vida de la fama», rellenar tu kakebo es tanto un ejercicio práctico, en el que escribes tus finanzas y las pones en orden, como una actividad que mejora el bienestar, ya que los japoneses creen que ahorrar, gastar y controlar tu dinero de forma consciente te lleva al equilibrio y a la calma en todas las áreas de tu vida.

El kakebo fue ideado por una reportera japonesa que sonaba bastante descarada y que además era la única chica que iba a la escuela en su año, y una de las primeras en asistir a la Universidad de Mujeres de Japón en Tokio. Nacida en 1873, Hani Motoko fue la primera mujer periodista oficialmente reconocida en el país, estableció la revista femenina más antigua del mundo en circulación y fundó una escuela para niñas para mejorar la educación y la independencia de las mujeres. Por otro lado, encontró tiempo para imprimir su kakebo, un medio tangible de contabilidad que combinaba el llevar un diario financiero con proverbios y afirmaciones alentadoras y preguntas suaves pero reveladoras («¿qué área de tus gastos te ha sorprendido más?»). Cosas clave de la vida como esa). Un kakebo te anima a mirar hacia el futuro, centrarte en el presente y reflexionar sobre el pasado, pero no de forma abrumadora, y con mucha sabiduría y motivación rociada a lo largo del camino, lo que hace que sea mucho más placentero de usar en el día a día que el promedio de un documento de Excel.

¿CÓMO FUNCIONA?

Hay varias etapas para desglosar sus finanzas cuando se usa un kakebo, y usted hace un gráfico de sus fondos sobre una base diaria, semanal y mensual, con una visión general anual y «tiempo para reflexionar» auto-cuestionario después de doce meses. Puedes empezar con el kakebo en cualquier momento, pero ahora parece un momento tan bueno como cualquier otro, ya que la mayoría de nosotros nos sentimos un poco arruinados después de Navidad.

  1. Anote sus ingresos y gastos mensuales proyectados como facturas y otros gastos regulares. Si no está muy seguro de uno o ambos, se aconseja subestimar sus ingresos y sobreestimar sus gastos. Después de establecer sus ingresos y gastos proyectados, puede entonces dividir la diferencia en dinero para gastos y objetivos de ahorro.
  2. Utilice su gráfico semanal para registrar sus gastos a medida que avanza. El kakeboard divide los gastos en cuatro categorías diferentes: general (es decir, transporte, comida, recetas médicas), ocio (entretenimiento, recorridos Zara, viajes a pubs), cultura (actividades que le enriquecen intelectualmente – piense en libros y exposiciones de arte. No tanto los viajes al pub) y finalmente extras inesperados como reparaciones, regalos y emergencias.
  3. Al final del mes sumas tus gastos para ver si has cumplido tus objetivos iniciales, analizas si dichos objetivos son realmente realistas y reflexionas sobre tus logros, esfuerzos y dónde podrías mejorar. Además puedes ver qué categorías te están costando más caro e identificar cualquier punto débil potencial (*Zara klaxon*). En las secciones de revisión del kakebo también encontrarás tus afirmaciones motivadoras, y son bastante altas. Piensa en perlas de sabiduría de Buda en lugar de citas cursis de Insta inspo.
  4. Continúa como arriba hasta el final del año, cuando es el momento del informe anual. Un kakebo le proporciona la plantilla y las herramientas para trazar su año financiero en un gráfico circular y una gráfica si es su problema, mientras que su cuestionario de fin de año le lleva a dar un paso atrás de los números y a reflexionar sobre los beneficios de sus nuevos hábitos de contabilidad súper responsables, mientras le pregunta por qué podría haber tenido una yegua de un mes, cuando tenía más control y se sentía optimista sobre su situación financiera y cuando era más feliz durante el año. Es básicamente un contador y un entrenador de vida en uno.

 

Hay formas de tener los libros de gratuita, pero… ¿por que hacer este increíble método en aburridas hojas fotocopiadas, cuando lo podemos hacer en libros chulisimos y ademas muy baratos? Escoge el que te guste.

¿POR QUÉ LO NECESITO?

A menos que ya estés trazando tus proyecciones financieras en un sistema de hoja de cálculo multipestaña afinado y actualizado regularmente, lo más probable es que un kakebo pueda ayudarte, además, Microsoft Office no ofrece tales pepitas de información como «un viaje de mil millas comienza con un solo paso (Lao Tzu)». Si te estremeces al hacer un rápido desplazamiento por tu saldo bancario, un kakebo es probablemente para ti, y si en general quieres poner en orden tus asuntos financieros de una manera que no sea demasiado desalentadora, establecer el hábito de anotar tus objetivos, fortalezas y éxitos puede ayudarte a sentirte más capacitado con respecto al dinero, en lugar de correr a las colinas cada vez que llega una factura.

No es que sea fácil. Poner todo en blanco y negro y hacer un balance de dónde estás realmente, sin tener en cuenta los límites de crédito, es sin duda un proceso aterrador. Un poco como todo lo que vale la pena hacer en la vida, puede consumir tiempo, ser doloroso y comenzar con algo aparentemente más angustioso que útil, pero en unos pocos meses y con las cajas de almuerzo empacadas en el futuro, probablemente te sentirás mucho más ordenado, impulsado y orgulloso de tu ser adulto responsable. El objetivo general de un kakebo es llevarte a un lugar en el que realmente valores las cosas, pensando en cómo y por qué gastas tanto como en lo que realmente gastas. Pesado, pero en última instancia esclarecedor, sobre todo si te comprometes en el diagrama de flujo «¿debo comprarlo?» creado por Motoko. Sus órdenes ASOS se volverán mucho más racionales.

Formas de usar Kakebo de forma divertida

¿Por qué usar Kakebo le da un enfoque divertido al ahorro?

Proporciona un diseño simple y fácil de usar

Piensa en un kakebo como un diario donde registras tus ingresos, gastos y ahorros, junto con tus hábitos y metas financieras. Al principio de cada mes, escribes tus ingresos proyectados y tus gastos fijos. Luego restas los gastos fijos de tus ingresos para ver cuánto te queda para gastar en el mes.

De su ingreso disponible, usted decide un objetivo de ahorro para ese mes. Esto te da una buena visión de alto nivel de tu dinero. Con su sección de preguntas, también te pregunta cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo y cómo planeas alcanzarlos. Con un kakeboard, mantienes todas tus actividades y metas financieras en un lugar organizado.

Fomenta el establecimiento de metas financieras inteligentes

Otra razón por la que el kakebo hace que el presupuesto sea tan agradable es porque te da una visión visual de tus gastos. Al final de cada mes, haces una revisión mensual y registras tus gastos en cuatro categorías: general (transporte, gasolina, alimentos), ocio (películas, comer fuera, compras), cultura (exposiciones de arte, libros, clases de idiomas) y extras (reparaciones de coches, regalos, cumpleaños).

Después de sumar la suma de lo que has gastado, averiguas si te has ceñido a tu objetivo o si te has pasado. A continuación, realiza una actividad de diario que le incita a pensar dónde ha tenido éxito, dónde se ha esforzado y dónde ha fracasado. También recibes una pequeña cita para animarte en el camino.

Crea un acercamiento consciente al dinero

Al final del año, también hace una revisión anual y un cuestionario que le ayuda a reflexionar sobre sus hábitos, sus gastos y sus sentimientos sobre su situación financiera. También puedes trazar tus finanzas en un gráfico circular y una gráfica. Todo esto está diseñado para que te sientas más en control y consciente de tus finanzas.

De hecho, los japoneses creen que ser consciente de cómo ahorrar, gastar y controlar su dinero conduce a una mayor calma y bienestar en su vida. El Kakebo, como el minimalismo, toma un enfoque simple y práctico y cuando tus finanzas están en orden, es más fácil que tu vida también lo esté.

Reduce los miedos y preocupaciones financieras

La mejor parte de usar un kakebo es que te hace echar un buen vistazo a tus finanzas, pero también te da las herramientas que necesitas para manejar mejor tu dinero. Cuando eres más consciente de tu situación financiera y de tus vicios (todos los tenemos), puedes preocuparte menos y no tener miedo a las finanzas.

Te permite planificar con antelación. Ya tienes una meta financiera en mente y cuando escribes tus metas, tienes más probabilidades de alcanzarlas.

Así que el objetivo con el kakebo es ser más consciente de tus hábitos de dinero, trabajar para cambiarlos y ahorrar más dinero al final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No copies!
Ir arriba