¿Por qué debes visitar Francia antes de morir?

Hay muchas razones de por qué debes visitar Francia antes de morir en general, y París en particular, que ya deberías conocer. Y hoy te lo voy a contar.

Es posible que los amigos y familiares que han viajado a Francia le hayan traído historias que hayan despertado su curiosidad y su deseo de visitarla por sí mismo. Han visto las fotos y las películas. Seguro que ha oído hablar de las maravillas de la Torre Eiffel, que se eleva como un gigantesco juego de montaje, con un ascensor que le lleva a la cima para disfrutar de las vistas del Sena y de la ciudad. Ya conoce los excepcionales museos de arte, el Louvre y el Museo de Orsay, que albergan increíbles colecciones en edificios que son en sí mismos tesoros históricos y arquitectónicos, siendo uno de ellos un antiguo palacio y el otro una elegante estación de tren de principios de siglo construida para la Exposición Universal de París de 1900.

Es probable que también haya oído hablar de la comida y el vino, y de los placeres supremos de una buena comida, idealmente en una mesa al aire libre, en restaurantes con encanto que cuidan cada detalle de su experiencia. Es posible que haya oído hablar de la belleza de la campiña, con sus campos de lavanda y pueblos en las laderas, granjas inmaculadas y montañas y costas espectaculares. Seguro que ha oído hablar de la historia y la arquitectura, la moda y el estilo.

¿Qué más se puede decir para añadir a estas y otras motivaciones que ya tiene en mente para visitar Francia? Estas cinco razones son las que quizá no haya pensado todavía. Es posible que puedan inclinar la balanza a favor de su propio viaje y acelerar su camino.

¿Por qué debes visitar Francia?

Los franceses son gente que querrá descubrir y conocer.
Deje a un lado lo que pueda haber oído sobre la hostilidad de los franceses. Simplemente no es así. Sin embargo, los franceses son extremadamente educados y tienen códigos sociales más estrictos y formales que los estadounidenses. Esto puede hacer que parezcan un poco distantes y distantes. Pero es posible superar esta aparente desconfianza social conociendo un poco cómo funcionan la comunicación y la interacción francesas. Cuando los viajeros se dirigen a ellos con la misma cortesía, los franceses responden con amabilidad, calidez, curiosidad y encanto.

Incluso un mínimo esfuerzo para hablar lo básico en francés – bonjour et au revoir, s’il vous plaît et merci, excusez-moi et comment allez-vous – da grandes resultados. Y, sí, los franceses intentarán hablar en inglés con usted una vez que haya roto el hielo intentando hablar aunque sea un poco de francés con ellos. Las experiencias de conexión con los franceses pueden convertirse en recuerdos duraderos y preciosos.

Las ciudades francesas son en sí mismas museos vivos y arte vivo.
Una visita a Francia ofrece muchas oportunidades para pasear por museos excepcionales. Pero los notables vestigios de la historia de Francia no se limitan a los museos. Explorando las calles del casco antiguo, paseando por un parque, visitando un mercado o atravesando las vastas puertas de piedra de una ciudad fortificada, se verá rodeado de la vida, la historia, la arquitectura y el arte del pasado.

Y qué historia tan viva. En Aviñón, se sentará en un banco del patio frente al Palacio de los Papas, donde han residido siete papas sucesivos, empezando por un papa francés que se negó a instalarse en Roma, prefiriendo seguir viviendo en Francia. En Arlés, seguirá los pasos de Van Gogh y visitará los lugares actuales, ahora señalados por caballetes y representados en una tarjeta de visita a pie, en los que el desequilibrado genio se paró para crear su famosa Noche estrellada y su Terraza del café de noche.

En Amboise visitará el elegante palacio de Françoise I, y después cruzará la calle y subirá la colina hasta la encantadora villa que Françoise regaló a su querido amigo, el inventor y artista Leonardo da Vinci, con un túnel secreto que conectaba el palacio y la villa para que ambos pudieran ir y venir a voluntad.

En París, se situará en el patio del Louvre, bajo el pequeño arco del triunfo construido por Napoleón, y mirará a lo largo de su gran bulevar, de más de ocho kilómetros de longitud, hasta el mucho más grande Arco del Triunfo en el otro extremo. Recorrerá la Grande Allée a través de los espléndidos Jardines de las Tullerías, creados por Catalina de Médicis, siguiendo el modelo de los jardines del palacio de su Florencia natal que tanto echaba de menos.

Al salir de los jardines, llegará a la histórica plaza pública donde se erigió la guillotina durante la Revolución Francesa para decapitar al rey, a la reina y a otros miembros de la nobleza francesa. En esta plaza se encuentra ahora el antiguo obelisco de la entrada del templo de Luxor, en Egipto, regalado por el autoproclamado jedive del Imperio Otomano a cambio de la última maravilla tecnológica de Francia, un reloj que se preciaba de ser muy preciso, pero que nunca llegó a funcionar.

Francia es museos vivos y arte vivo

El estilo de vida francés de ir a pie a todas partes le convertirá en una persona más sana y viva
Durante su visita a Francia, caminará más de lo que pueda imaginar, pero apenas notará el esfuerzo. Caminar en Francia no es nada aburrido, así que lo hará con gusto. Adiós a la cinta de correr.

Mientras que el estilo de vida americano se basa en el automóvil, el francés se orienta hacia el paseo. Cuando llegue a cada pueblo o ciudad, sus exploraciones comenzarán con un paseo por su barrio. Aquí descubrirá lo que se convertirá en sus tiendas habituales: tienda de vinos, charcutería, panadería, mercado de productos frescos. Volverá a estas tiendas con regularidad, posiblemente a diario.

Bajará al río para coger el barco, para mirar desde los puentes, para ver la puesta de sol, para sentarse en un banco. Caminará hasta los mercados al aire libre, buscará en ellos las golosinas y, desde allí, se dirigirá al parque para hacer un delicioso picnic con sus compras: deliciosas fresas, baguettes recién horneadas, salchichas y paté, quesos y aceitunas y, por supuesto, una gloriosa botella de vino.

Paseará por las calles peatonales, mirando en las tiendas, y luego elegirá una mesa al aire libre en un café desde el que podrá observar a la gente a su antojo. Por la tarde, se dirigirá a la Catedral para escuchar un concierto en el poderoso órgano o asistir a un servicio. Por la noche, volverá a pasear para cenar en un encantador restaurante cercano, seguido de una visita a un piano bar para disfrutar de una noche de jazz. Y de nuevo al río, iluminado, para ver pasar los barcos. Eso si, si olvidas tu tarjeta o te roban tu visa, tendras que hacerte una cuenta de banco. Hay muchos, pero uno que destaca por estar muy presente es el Crédit Agricole.

Desde la parada de metro de Montmartre, irá hasta el funicular y lo subirá hasta la escalinata de la Basílica, para luego llegar a la plaza Tetre y observar a los artistas de la acera. Más tarde, volverá a pasar por delante de la Basílica y bajará las empinadas escaleras para almorzar bajo una de las coloridas sombrillas del encantador l’Eté en Pente Douce.

A medida que su viaje continúe, se sentirá cada vez más sano y animado. Sus niveles de energía se dispararán. Con el tiempo, caminar por todas partes empezará a parecerle normal. Y lo que pasee le resultará continuamente cautivador.

La forma francesa de relacionarse hará que surja una versión más cautivadora de usted
En Francia encontrará una forma diferente de interacción interpersonal. Como estadounidenses, muchos de nosotros apenas nos damos cuenta de lo aislados y manejados que nos hemos vuelto. Trabajamos demasiado. Nos relacionamos demasiado poco. Nos tomamos demasiado en serio a nosotros mismos, y podemos ser egoístas. Desgraciadamente, prestamos muy poca atención y dedicamos muy poco tiempo a las personas que forman parte de nuestra vida.

No es así en Francia. La cultura francesa de la interacción será evidente desde el momento en que ponga un pie en el país. Es una cultura que toma almuerzos de dos horas y dedica ese tiempo a conversar animadamente con amigos y colegas. Cuando la jornada laboral termina, antes de lo que se podría esperar, todos vuelven a los cafés para sentarse en las mesas y hablar de filosofía y de la vida. En la mesa de al lado, observará a una pareja que comparte una jarra de vino, cada uno atendiendo a lo que dice el otro, mirándose intensamente a los ojos como si su compañero fuera el centro del universo.

Cuando compre en el mercado al aire libre, la vendedora de verduras le escuchará atentamente para entender lo que quiere, y luego seleccionará cuidadosamente los artículos adecuados para que los disfrute. En los puestos de ropa del mercado, las elegantes matronas captarán de inmediato y de forma intuitiva su estilo y personalidad, con una asombrosa capacidad de percepción, y luego se esforzarán por asegurarse de que sus selecciones sean los diseños y colores que mejor se adapten a usted y realcen su aspecto.

En los restaurantes, experimentará la atención extasiada de su camarero, siempre dispuesto a ofrecer sus expertas recomendaciones para su placer gastronómico. Cuando entre en una tienda en busca de un regalo para su querida suegra, los propietarios le ayudarán con excelentes sugerencias y luego se ofrecerán, con entusiasmo, a envolver ese regalo perfecto con papel y lazos.

Durante su estancia en Francia, experimentará muy pocas transacciones estériles, pero sí muchas interacciones atractivas. Con el tiempo, la gratificación de esta diferencia empezará a tener un impacto en usted y en su forma de relacionarse con los demás. Si se permite asimilarlo todo, se encontrará escuchando con más atención, aportando sus ideas con más seriedad y considerando a las personas que le rodean con más atención y curiosidad. Y después de unas cuantas visitas a los vibrantes mercados franceses al aire libre y a las intrigantes tiendas, su visión de las compras cambiará para siempre.

Te llevarás a casa una visión modificada de cómo vivir la buena vida
Gran parte de lo que experimente durante sus viajes por Francia probablemente seguirá afectándole mucho después de su regreso a casa. Volverá con una visión diferente, más vívida, de cómo se puede vivir la vida. Y esta nueva visión puede llevarle a mejorar significativamente su calidad de vida en casa.

Ahora sabrá lo enriquecedor que puede ser acercarse y comunicarse con personas que hacen las cosas de forma diferente a la suya, comprendiendo plenamente que puede relacionarse con ellas, aprender de ellas y disfrutarlas.

Comprenderá lo saludable que se sentirá cuando camine más. Esto puede animarte a encontrar oportunidades para hacerlo en casa, ojalá a destinos tan interesantes como los que experimentaste en Francia, aunque primero tengas que conducir hasta una zona en la que caminar pueda ser un placer propio.

Y conocerás las satisfacciones de interactuar más intensa y atentamente con las personas de tu vida. Comprenderás los beneficios y el valor de tomarse tiempo para cenar juntos y hablar, ojo a ojo y mente a mente. En lugar de un café en una esquina, puede que tengas que montar un café en el porche de tu casa. Pero, con un poco de creatividad, podrás llevar adelante este estilo de relación más comprometido, compartiendo tus pensamientos y observaciones y filosofías y reflexiones.

La suma total de estas razones inesperadas para visitar Francia se reduce al efecto que sus viajes tendrán en usted, así como en su compañero de viaje. Su viaje por Francia le enriquecerá. Le refrescará. Y le cambiará. Y todo ello será para bien. ¡Buen viaje!

¡Mira esto!

¿Abrir un negocio en Portugal?

¿Abrir un negocio en Portugal? Muchos expatriados abren negocios en Portugal porque este país tiene …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *