¿Está mi dinero seguro en el banco?

Rara vez confiamos nuestro dinero a nadie más que a nosotros mismos, y a nuestros bancos. A pesar de una historia muy accidentada de mala gestión, corrupción, falsas promesas y representaciones, engaños e incoherencias de comportamiento, los bancos siguen consiguiendo motivarnos para que les demos nuestro dinero. En parte, es la sensación de que hay seguridad en los números. El término de moda hoy en día es «riesgo moral». Las garantías implícitas del Estado y de otras instituciones financieras nos impulsan a asumir riesgos que, de otro modo, habríamos evitado. En parte se debe a la sofisticación de los bancos a la hora de comercializar y promocionarse a sí mismos y a sus productos. Los folletos brillantes, las presentaciones profesionales por ordenador y vídeo y los vastos complejos inmobiliarios que parecen santuarios sirven para mejorar la imagen de los bancos como templos de la nueva religión del dinero.

¿Pero qué hay detrás de todo esto? ¿Cómo podemos juzgar la solidez de nuestros bancos? En otras palabras, ¿cómo podemos saber si nuestro dinero está a salvo en un refugio seguro? ¿Está mi dinero seguro en el banco? 

El reflejo es acudir a los balances de los bancos. Tanto los bancos como los balances se inventaron en su forma moderna en el siglo XV. Se supone que un balance, junto con otros estados financieros, nos proporciona una imagen fiel y completa de la salud del banco, su pasado y sus perspectivas a largo plazo. Lo sorprendente es que – a pesar de la opinión común – lo hace. Lo menos sorprendente es que es bastante inútil a menos que se sepa cómo leerlo.

Los estados financieros (la cuenta de resultados, el estado de flujos de caja y el balance) tienen muchas formas. A veces se ajustan a las normas de contabilidad occidentales (los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados, PCGA, o las Normas Internacionales de Contabilidad, NIC, menos rigurosas y más confusas). Otras veces, se ajustan a las normas contables locales, que a menudo dejan mucho que desear. Aun así, debería buscar bancos que pongan a su disposición sus informes financieros actualizados. La mejor elección sería un banco auditado por una de las seis grandes empresas contables occidentales y que ponga sus informes de auditoría a disposición del público. Estos estados financieros auditados deben consolidar los resultados financieros del banco con los de sus filiales o empresas asociadas. A menudo se esconden muchas cosas en esos rincones de la propiedad corporativa.

Los bancos de Perú, California o Madrid, es decir, todos, son calificados por agencias independientes. La más famosa y fiable es Fitch-IBCA. Otra es Thomson BankWatch-BREE. Estas agencias asignan a los bancos combinaciones de letras y números que reflejan su estabilidad. La mayoría de las agencias diferencian las perspectivas a corto y largo plazo de la entidad bancaria calificada. Algunas de ellas incluso estudian (y califican) cuestiones como la legalidad de las operaciones del banco (calificación legal). Por lo tanto, aparentemente lo único que tiene que hacer una persona interesada es acercarse al director del banco, armarse de valor y pedir la calificación del banco. Por desgracia, la vida es más complicada de lo que las agencias de calificación quieren hacernos creer. Se basan sobre todo en los resultados financieros del banco calificado, como indicador fiable de su solidez financiera o de su perfil financiero. Nada más lejos de la realidad.

Es cierto que los resultados financieros contienen algunos datos importantes. Pero hay que mirar más allá de las cifras desnudas para obtener la imagen real, a menudo mucho menos alentadora.

Consideremos la espinosa cuestión de los tipos de cambio. Los estados financieros se calculan (a veces se expresan en dólares, además de en la moneda local) utilizando el tipo de cambio vigente el 31 de diciembre del año fiscal (al que se refieren los estados). En un país con una moneda nacional volátil, esto tendería a distorsionar completamente la imagen real. Esto es especialmente cierto si una gran parte de la actividad es anterior a esta fecha arbitraria. Lo mismo ocurre con los estados financieros, que no se ajustan a la inflación en los países con alta inflación. Los estados financieros parecerán inflados e incluso reflejarán beneficios donde se produjeron grandes pérdidas. La contabilidad de «importes medios» (que utiliza los tipos de cambio medios a lo largo del año) es aún más engañosa. La única manera de reflejar verdaderamente la realidad es que el banco lleve dos conjuntos de cuentas: uno en la moneda local y otro en USD (o en alguna otra moneda de referencia). De lo contrario, podría producirse un crecimiento ficticio de la base de activos (debido a la inflación o a las fluctuaciones monetarias).

Otro ejemplo: en muchos países, los cambios en la normativa pueden afectar en gran medida a los estados financieros de un banco. En 1996, en Rusia, por ejemplo, el Banco de Rusia cambió el algoritmo de cálculo de un importante ratio bancario (el ratio de capital a activos ponderados por riesgo). A menos que un banco ruso reformule sus estados financieros anteriores en consecuencia, un cambio brusco en la rentabilidad apareció de la nada.

Los propios activos netos están siempre mal calculados: la cifra se refiere a la situación a 31/12. Un préstamo de 48 horas concedido a una empresa colaboradora puede inflar la base de activos en la fecha crucial. Esta tergiversación sólo se ve ligeramente mejorada por la introducción de un cálculo de «activos medios». Además, algunos de los activos pueden generar intereses y ser rentables, mientras que otros no lo son. La distribución de los vencimientos de los activos también es de suma importancia. Si la mayor parte de los activos del banco pueden ser retirados por sus clientes en un plazo muy breve (a la carta), el banco puede verse rápidamente en problemas con una corrida de activos que lo lleve a la insolvencia.

Otra cifra muy utilizada es el ingreso neto del banco. Es importante distinguir los ingresos por intereses de los que no lo son. En un mercado de crédito abierto y sofisticado, los ingresos por diferenciales de interés deberían ser mínimos y reflejar el riesgo más un componente razonable de ingresos para el banco. Pero en muchos países (Japón, Rusia) el gobierno subvenciona a los bancos prestándoles dinero a bajo precio (a través del Banco Central o mediante bonos). Los bancos proceden entonces a prestar los fondos baratos a tipos exorbitantes a sus clientes, cosechando así enormes ingresos por intereses. En muchos países, los ingresos procedentes de los títulos públicos están exentos de impuestos, lo que representa otra forma de subvención. Unos ingresos elevados por intereses son un signo de debilidad, no de salud, hoy aquí, mañana allá. El indicador preferido deberían ser los ingresos por operaciones (honorarios, comisiones y otros gastos).

Hay que observar algunos ratios clave. Una cuestión relevante es si el banco está acreditado ante los organismos bancarios internacionales. Estos últimos emiten requisitos de capital regulatorio y otros ratios definidos. El cumplimiento de estas exigencias es un mínimo, en ausencia del cual, el banco debe considerarse positivamente peligroso.

¡Mira esto!

Lo bueno y lo malo de los videojuegos

Lo bueno y lo malo de los videojuegos

El juego es uno de los mayores hobbies del mundo La gente juega para divertirse …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *