¿Es fiable la Biblia?

La Biblia no es un libro ordinario. De hecho, debido a sus características ordinarias, la Biblia ha sido cuestionada y ha sido muy criticada durante muchos años. No sólo los ateos y los liberales fueron los mayores críticos, sino que la lista también incluye a la comunidad religiosa no cristiana. Sin embargo, no es responsabilidad de la comunidad cristiana defender la Biblia contra sus críticos. Esto se debe a que la propia Biblia puede demostrar su integridad y fiabilidad. Es por esta razón que la Biblia es considerada un libro extraordinario, inspirado y confiable. La responsabilidad de los cristianos es creer.

En este documento, este escritor pretende proporcionar varios puntos esenciales que probarán la integridad de la Biblia. Este escritor también exploró varios escritos de teólogos, arqueólogos y escritores respetados y fiables que trabajaron para encontrar las respuestas a las preguntas y críticas que pretendían refutar la verdad de la fiabilidad de la Biblia.

PREGUNTAS TEXTUALES SOBRE LA BIBLIA

Los críticos han estado afirmando constantemente que hay una gran posibilidad de que los pasajes de la Biblia hayan sido copiados y transmitidos de generación en generación (C. Blomberg). Por lo tanto, los críticos señalan la cuestión de si la Biblia ha sido traducida y transmitida con precisión. Craig Blomberg se refirió a esto como la pregunta textual de la Biblia. Las preguntas textuales incluyen la ocurrencia de variaciones textuales y las afirmaciones de que la Biblia ha perdido algunas verdades.

Hay varias evidencias disponibles que prueban que estas afirmaciones son erróneas. En primer lugar, hay pruebas de que la Biblia puede ser reconstruida a partir de los textos originales. El rabino Glenn Harris, en su artículo titulado, Por qué la Biblia es la Palabra de Dios: ¿Puedo confiar en la Biblia?» hizo una buena comparación entre la «Ilíada» de Homero y el Nuevo Testamento de la Biblia para subrayar la integridad textual de la Biblia. De las 20.000 líneas de contenido del Nuevo Testamento, se dice que sólo 40 líneas están en duda y eso es sólo la mitad. Al igual que con la Ilíada, que se dice que es la segunda literatura antigua griega/latina que tiene el mayor número de testimonios manuscritos, tiene 764 líneas en cuestión de sus 15.600 líneas. En comparación, las líneas en cuestión representan un cinco por ciento. Hay que señalar que las críticas textuales al Nuevo Testamento se resumirán en una cuestión de letras perdidas y faltas de ortografía demasiado insignificantes para alterar la esencia de los textos en cuestión. Otro punto de comparación es el número de evidencias manuscritas relativas a los dos escritos antiguos. En relación con el Nuevo Testamento, hay más de 24.000 copias manuscritas existentes hasta la fecha, 10.000 de las cuales estaban en versiones latinas y el resto en otras versiones tempranas. La Ilíada sólo tenía 643 manuscritos supervivientes.

CUESTIONES HISTÓRICAS DE LA BIBLIA

La Biblia, especialmente el Antiguo Testamento, está llena de historias, narraciones que ponen a la Biblia en cuestión. Sin embargo, hay evidencias arqueológicas que prueban que estos eventos, lugares y personajes de la Biblia han tenido lugar y existido realmente. De la larga lista proporcionada por los arqueólogos y estudiosos de la Biblia, Bryant Wood ha proporcionado algunas de ellas. El Rey Salomón, por ejemplo, que se hizo famoso por su gran riqueza, se ha demostrado que realmente existió. Los registros arqueológicos han demostrado su riqueza exactamente como la Biblia lo describe. La tierra de Canaán también estaba en duda en cuanto a su existencia, pero los escritos en tablillas de arcilla recuperadas en Siria en la década de 1970 en el archivo de Ebla demostraron que era cierto. Se demostró que el rey asirio «Sargón» mencionado por el profeta Isaías vivió realmente cuando se descubrió el palacio del rey en Jorsabah en Irak. En el mismo descubrimiento también se demostró la ocurrencia de la captura de Ashdod por sus registros en las paredes del palacio exactamente como lo había registrado Isaías. Al descubrirse los registros de los hititas y su capital en Bogazkoy, Turquía, que demostraron los registros de la Biblia sobre su existencia.

Al fechar los manuscritos, la Biblia puede probar su fiabilidad histórica. Un conocido arqueólogo dijo que «la brecha promedio entre una composición original y la primera copia disponible es de más de 1.000 años para otras obras de manuscritos» (N. Geisler). Los autógrafos del Nuevo Testamento, según Harris, datan del 40 al 100 d.C. mientras que su primera copia fue impresa alrededor del 125 d.C. La diferencia de 250-300 años entre dichas fechas corrobora la diferencia promedio. Como en el Antiguo Testamento, los Rollos del Mar Muerto descubiertos en 1947 deben ser suficientes para probar su integridad. Incluyendo una copia del pergamino de Isaías, los Rollos del Mar Muerto también revelaron un 95 por ciento de similitud con los mencionados textos de nuestra Biblia hebrea moderna. El cinco por ciento restante del texto, según Gleason Archer «explica los obvios deslices de la pluma y las variaciones de la ortografía» (G. Archer, 1974). Por lo tanto, es justo concluir que «la arqueología ha confirmado la sustancial historicidad de la Tradición del Antiguo Testamento».

CUESTIONES TEOLÓGICAS DE LA BIBLIA

La Biblia no es sólo un libro histórico que registra los eventos relativos a la fundación del cristianismo ni un libro para tner en las manos mientras realizamos nuestras oraciones religiosas. La Biblia, más importante aún, es un libro que contiene pautas morales y estándares religiosos éticos establecidos para toda la humanidad. Un simple análisis responderá por lo tanto a la pregunta de por qué la Biblia ha sido criticada teológicamente. Dado que la Biblia por sí misma es autoritaria, en el sentido de que no fueron pocas las normas y reglamentos contenidos en ella, hay personas que se harán moralmente culpables, y si no, incómodas. No es más que una reacción natural de los interesados el objetar las doctrinas bíblicas y, por todos los medios, hacerlas pasar por un mito. La Biblia se mantiene, por lo tanto, en la situación en que tiene que probarse a sí misma como verdadera y fiable.

Teniendo la Biblia en una prueba de fuego, veamos primero la fiabilidad de las profecías contenidas en ella. La Biblia ha cumplido hasta ahora 2.000 de sus 2.500 profecías hasta la fecha (H. Ross). Es cierto que es el cumplimiento de sus profecías lo que distingue a un profeta genuino de un mero adivino. Se ha demostrado que la Biblia tiene a los profetas genuinos por el cumplimiento de sus profecías con un 100% de exactitud. Hugh Ross en su artículo titulado «Profecía: Evidencia de la fiabilidad de la Biblia» presentó trece profecías independientes y su cumplimiento. Este escritor, para el propósito de la discusión, quisiera tener cinco de las conocidas profecías y sus cumplimientos.

El profeta Daniel profetizó la venida del Mesías y el relato de su muerte. Después de la restauración de Jerusalén en el 458 A.C., el ministerio de Jesucristo comenzó 483 años después, exactamente como había sido profetizado. Su muerte, según la profecía, ocurrirá antes de la destrucción de Jerusalén, que en realidad ocurrió en el año 70 d.C. El nacimiento del Mesías en Belén es un hecho histórico que ocurrió exactamente como lo predijo el profeta Miqueas. El profeta Jeremías predijo que la Tierra de Edom, que ahora forma parte del Jordán, se convertiría en un páramo estéril y deshabitado. Examinando el área en nuestro tiempo, el profeta la describió con precisión. El profeta Isaías profetizó que Ciro destruirá la poderosa Babilonia, incluyendo Egipto, y hará a los judíos libres sin rescate. Después de 150 años, Ciro nació, conquistó Babilonia y ganó a Egipto después de 30 años. El exilio judío también ocurrió según lo que el profeta predijo. Otra profecía que históricamente se ha demostrado que se ha cumplido fue la traición a Jesús por parte de Judas Iscariote. Como había profetizado Zacarías, Jesús fue traicionado a cambio de 30 piezas de plata, la suma de las cuales se utilizó para comprar un pedazo de tierra como lugar de entierro para los extranjeros pobres.

LA INSPIRACIÓN DE LA BIBLIA

Las evidencias y pruebas de la integridad y autenticidad histórica de la Biblia como se han explicado y mencionado en las secciones anteriores. Estas evidencias son suficientes para demostrar su valor como infalible y divinamente inspirada. Sin embargo, todavía hay dudas de que la Biblia sea sólo una compilación de los escritos de los seres humanos comunes que vivieron antes y después del nacimiento de Jesucristo, el Mesías. Esta afirmación puede ser discutida por la mera presentación de los hechos obvios sobre la Biblia. Los autores de los cuarenta autores de los diferentes libros de la Biblia eran personas de diferentes antecedentes socioeconómicos y educativos. Esos autores procedían de los distintos continentes de África, Asia y Europa y escribían en diferentes idiomas: hebreo, griego y arameo. Dichos autores eran reyes como Salomón, líderes políticos y religiosos como Pablo, pescadores comunes como Pedro, médicos como Lucas y muchos otros. El hecho de que sus obras fueran escritas en diferentes estilos y formas y que en realidad fueran escritas con un lapso de tiempo de mil años, no es sino difícil cuestionar cómo las opiniones y los acontecimientos que han registrado llegaron a armonizar aunque no se hayan conocido personalmente. Si la Biblia no es inspirada por Dios, sería difícil imaginar cómo los diferentes libros se unirán en armonía, en relación con su contenido. He aquí una base formidable para establecer la fiabilidad de la Biblia:

«Los judíos la preservaron como ningún otro manuscrito ha sido preservado. Con su «massora», controlaban cada letra, sílaba, palabra y párrafo. Tenían clases especiales de hombres dentro de su cultura cuyo único deber era preservar y transmitir estos documentos con una fidelidad prácticamente perfecta» (R. Bernard, 1949).

J.C. Ryle, en su «La inspiración de la Biblia» ha explicado cuidadosamente pocas de las muchas razones por las que uno debe tener fe en el hecho de que la Biblia ha sido inspirada divinamente. Este escritor adaptó los cinco hechos enumerados en dicho artículo de la siguiente manera:

La extraordinaria profundidad, plenitud y riqueza de los contenidos de la Biblia… Ryle mencionó especialmente las cosas espirituales intangibles que se discuten de manera importante en la Biblia. Como la Biblia no es sólo un libro de registro, tiene cuentas especiales del alma, la eternidad, el Espíritu Santo, el Cielo y el Infierno, la eternidad y muchas más. Estas cosas están más allá de la imaginación y la capacidad del hombre para explicarlas y sin embargo estas cosas son verdaderas y existentes. Si la Biblia ha sido las propias ideas y sentimientos del hombre, habría sido una compilación de las cosas que puede comprender. Si la Biblia es sólo un mero escrito religioso, entonces debería haber incluido las críticas del hombre a las otras religiones que contradicen lo que fomenta como doctrinas cristianas. La Biblia también tiene un relato completo del principio y fin del mundo, incluyendo a sus habitantes y a las otras criaturas y cosas del universo. Tiene relatos tanto de las buenas como de las malas condiciones y de los medios para llevarse bien con ellas. Para resumir, la Biblia es completa en el sentido de que ha tratado todos los aspectos de la existencia humana y las cosas y eventos que afectan al mundo entero.

La Biblia tiene una extraordinaria unidad y armonía en su contenido. Esto es a pesar del hecho de que la Biblia tiene diferentes autores en diferentes ámbitos de la vida, que vivieron en diferentes períodos y épocas, que hablaron diferentes idiomas y escribieron en diferentes formas y estilos. «Todos escriben como si estuvieran bajo un solo dictado» (C. Ryle). De cualquier manera que hayan expresado las ideas, todos se unieron a un pensamiento central: la relación del hombre y Dios.

Hay una extraordinaria sabiduría y majestad en el estilo de la Biblia que la hace única entre todos los escritos que existieron y siguen existiendo. La Biblia no puede ser comparada con otras lecturas en ningún aspecto porque se mantiene por sí misma: única y probada como fiable y verdadera. La Biblia habla de sabiduría y no sólo de mero conocimiento. Sin usar evidencias internas, es decir, usando sus propias palabras, la Biblia ha demostrado su incuestionable integridad. Como dijo Ryle, «no hay puntos débiles, y motas, y defectos, y manchas». Si miramos las leyes, las reglas y regulaciones que ha establecido para el hombre, podemos dibujar claramente el hecho de que la Biblia habla con autoridad. Tiene la verdad y la Biblia está decidida a fomentar la verdad y a revelar lo que Dios quiere de la raza humana. La Biblia habla sin duda y con una especie de incertidumbre en cuanto a su posición y puntos de vista sobre cada pequeña cosa. La Biblia tiene el elemento de exactitud y precisión en su presentación de los hechos. Con Dios como la figura central en el Antiguo Testamento y su Hijo, Jesucristo en el Nuevo Testamento, la Biblia ha establecido y hecho brillar la Majestad de Dios. Lo que la Biblia enseña no puede ser comprado y adquirido en ningún lugar y con ningún otro medio que no sea la lectura de la Biblia y la fe en Dios.

La Biblia contiene cosas espirituales que se ajustan a las necesidades de la humanidad. El hombre no es una mera criatura que pueda ser comparada con los robots. El hombre es una criatura moral, única para otras criaturas por sus sentimientos, su capacidad de razonamiento, el espíritu y su relación con Dios. Por lo tanto, es vital para el hombre que sus necesidades espirituales sean satisfechas y que éstas no puedan ser dadas ni siquiera por los escritos del ser humano más inteligente de la tierra. Lo que trato de señalar es que la Biblia tiene el propósito de guiar al hombre hacia la construcción y el cuidado de su relación personal con Dios. La Biblia distingue el alimento del cuerpo del alimento del alma.

También está el hecho extraordinario del efecto de la Biblia en las naciones donde fue escrita, enseñada y leída. Como se ha dicho antes, la Biblia no sólo tiene como objetivo educar e informar. También tiene el propósito vital de satisfacer las necesidades espirituales de cada ser humano que ningún otro libro puede proporcionar. La Biblia es el único libro que habla con precisión de los hechos del futuro, el presente y el futuro del mundo de la raza humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *