Saltar al contenido

Carles Capdevila. Toda la información

carles capdevila

¿Quien era Carles Capdevila y por qué es un referente?

Capdevila era una figura extensamente conocida por sus apariciones en medios de comunicación, conferencias y libros, en los que charlaba de educación a los niños, siempre desde un punto de vista humorístico que no dejaba a nadie indiferente. La razón de su éxito radicaba en su forma sencilla de afrontar la crianza y por supuesto el tener la experiencia de criar a 4 hijos.

Algunas de las publicaciones más señaladas en las que el periodista conjugó educación, difusión y humor han sido Instruir Millor  de 2015, una selección de 11 entrevistas a personalidades del mundo de la educación, y La vida que aprenc (2017), una selección de 130 artículos publicados en los últimos tiempos por el cronista, muchos de ellos, como no podía ser de otra forma, centrados en la educación.

También fue el creador del diario Ara, que dirigió desde su nacimiento en 2010 hasta 2015, y en el que publicó una columna diaria en la que compartía tanto su visión de la realidad periodística actual como sus experiencias personales.

¿Qué aprendimos con Carles Capdevila?

1. Que algunos somos tan pardillos que necesitamos un ultimátum de los gordos para priorizar en serio.
2. Que cuando priorizas de verdad, tienes un ataque de lucidez que darías las gracias al puto ultimátum.
3. Que la gente que en circunstancias normales ya es extraordinaria, en casos extraordinarios consigue el milagro de que todo parezca normal.
4. Que incluso en ocasiones extremas en que a pesar de todo el mundo cambia, la mala gente no lo hace. O lo hace para empeorar.
5. Que nada cuida más que sentirte y saber que eres amado.
6. Que disimular que no pasa nada acelera lo que no quieres que te pase.
7. Que cerca de la gente que sufre recibes un montón de lecciones de dignidad.
8. Que una decisión tan simple como quedar con los que amas y huir de los que te hacen la vida imposible te acerca bastante a la felicidad.
9. Que perder el miedo a cosas absurdas es una delicia, lástima que hayas tenido que pasar por un miedo más grande y nada absurdo.
10. Que los sentimientos bonitos hacia la gente que nos importa nos los tenemos que expresar a la cara más a menudo.
11. Que no hay elogio mayor que ser acusado de ingenuo por un cínico.
12. Que el cuerpo es algo más que lo que transporta nuestros pensamientos arriba y abajo y, si tenemos el detalle de pensar más en él, él a cambio nos ayudará a pensar mejor y nos transportará durante más tiempo.
13. Que no debemos desaprovechar ninguna buena ocasión para reír, llorar o darnos un buen abrazo.
14. Que cuando la vida se complica, se multiplican las oportunidades de aprender de personas increíbles.
y 15. Que el optimismo es siempre la opción más recomendable y, cuando las cosas van mal, es imprescindible. Y que, además, funciona.

Vídeos de Carles Capdevila

Un apasionado por la educación

 

¿Esa cosa pequeñita?

¿Angustiados para educar?

 

10 titulares sacados de las charlas de Carles Capdevila

1 – La idea de que algún día tu hijo de 7 años se irá de casa te parece INSOPORTABLE, pero cuando tiene 18, te parece … interesante, incluso, URGENTE!

2 – La celulosa nos está arruinando. El mensaje al pañal es, vamos a echarte, te odiamos. El mensaje a la compresa es, ven puntualmente cada mes, con alas o sin alas, pero ven.

3 – Según ellos, los adolescentes, son seres que hacen «nada«, en «ninguna parte» con «nadie«, entonces ¿por qué preocuparnos? NO hay riesgo de que les pase nada.

4 – En la guardería y el parvulario se protege el secreto de confesión mejor que en la iglesia, nunca te enteras de quien es el niño mordedor, lo que es una bendición cuando es el tuyo!

5 – No hay que contar cada noche un cuento haciendo «vocecitas». Si no nos sentimos con ánimo o estamos cansados, hay que explicarles a nuestros hijos con naturalidad que estamos cansados o no hemos tenido un buen día en el trabajo.

6 – El Dalsy: algo tan bueno no puede ser legal.

7 – En P3 enseñan los colores para que los niños puedan coger el metro y hacer trasbordo de línea a los 12 años.

8 – Lo mejor de tener 4 hijos es descubrir la teoría de la relatividad. A su primera hija, si se le caía el chupete, lo esterilizaban siempre, tenían 2 ollas con agua hirviendo en la cocina todo el día. A su cuarto hijo, nunca se le cayó el chupete.

9 – La ONG «Ningún niño sin cubo ni pala» presidida por un grupo de madres de los parques, ya está constituida formalmente.

10 – Las maestras de las guarderías, se merecen la Cruz de Sant Jordi cada día, son unas santas.

5 frases de Carles Capdevila que son verdad verdadera

1 – Los padres perfectos no existen, son de mentira.

2 – La educación empieza cuando ocurre algo – el ejemplo de la bicicleta. Cuando enseñamos a nuestros hijos a andar en bici, les empujamos, les quitamos los ruedines sin decírselo, se caen y les decimos que no pasa nada y que lo intenten una y otra vez … porque sabemos que tarde o temprano todos los niños aprenden a ir en bici, pero hasta que no se han caído varias veces no entienden lo que es el equilibrio. Pues eso exactamente tenemos que aplicarlo a todos los aprendizajes de nuestros hijos. Hay que caerse para aprender y educar, y no pasa nada.

3 – Hace 20 años, decidí cómo educaría a mis hijos antes de que nacieran, sin conocerlos. Luego, me di cuenta que, para educar a nuestros hijos, es imprescindible conocerlos, y conocerlos bien, y adaptarnos a cómo son. Puede ser que a uno no tengas que ayudarle a hacer los deberes nunca, mientras que con otro, tengas que estar siempre encima de él.

4 – Tenemos que espabilar a nuestros hijos cuando son pequeños e intentar controlarlos cuando son adolescentes, recalcando mucho el auxiliar de humildad, «intentar». Si confías en tus hijos, te responden con responsabilidad.

5 – Educar es obligatorio y es una misión de los padres. Si no quieres educar, no tengas hijos. Los valores no se inculcan ni se inyectan, sólo se contagian. No se transmiten con sermones, sólo con verlos repetidamente en tu entorno.

Desgraciadamente, Carles Capdevila murió (muy pronto) en Barcelona el 1 de junio del 2017 afectado por cáncer de colón.

Creemos que la mejor forma de rendirle un buen recuerdo es citando el prologo de uno de sus libros, (La vida que aprendo):

Sé que la vida se aprende viviéndola, dándole patadas, pero mirando el aprendizaje escrito se consolida.

En esta vida he aprendido que algunos de nosotros somos tan pasivos que necesitamos un ultimátum de lo grosero para priorizar de ahora en adelante. Y que cuando priorizas el debo, tienes un ataque lúcido que darás gracias al maldito ultimátum.

Que las personas que en circunstancias normales son extraordinarias, en casos extraordinarios consiguen el milagro que parece normal. Que no hay mayor elogio que ser acusado de ingenuidad por un cínico.

Que cura más que saber y sentirse amado. Y que, en cuanto a las personas que mata, tiene muchas lecciones de dignidad.

Que ver que no sucede acelera al que no quiere que suceda. Y que una decisión tan simple como quedarse con los que uno ama y huir de los que aman la vida imposible le cuesta lo suficiente como para ser feliz.

Que yo pierda mi vida por cosas absurdas es una delicia, es una lástima que tengas que pasar por uno de los mayores absurdos. Y que los buenos sentimientos hacia las personas que nos importan se expresen de una manera más soberana.

Que cuando la vida es complicada, las oportunidades de aprender de gente increíble se multiplican. Y que no debemos desaprobar ninguna cosa buena que nos haya pasado por casualidad, para rezar o para darnos un buen abrazo.

Aceptar las limitaciones tiene un punto de dolor y un efecto liberador. Puedes ir a por ello e ir a por el que queda, si aprendes a dejar de lamentar lo que has perdido.

Que cuando una puerta es tan grande, hay muchas cosas que hacer. Que la bondad puede ser la idea más revolucionaria. Que en la locura de los osos celebremos este esqueleto que nos sostiene.

Que hemos venido aquí, para ser estimados y apreciados, y por lo tanto para cuidarnos. Que tengamos maestros con visión, que en lugar de dedicarse a la tarea que está a mano y al futuro, sean capaces de mantener la distancia y cuidar de los ancianos, de pies a cabeza.

Que la persona con la que no lo haces y sabes rezar y que y facilitar la compañía adecuada es a la fuerza un muy buen amigo.

Que sin confianza no hay motivación, porque confiar da más fruto que mirar.

Que en seducir a los voluntarios que son pingüinos. Los que saben que todo es un desastre y que todo puede ser bueno. Y así se arremangan. Y mantienen el ingenio necesario para creer que pueden. Porque sin confianza no hay convicción y sin convicción no hay resultados y sin resultados no hay razón para mantener la ilusión.

Lo que priorizar significa descartar. Poder decir un sí entusiasta y posiblemente un no rotundo y absolver a los que no son capaces.

Que el pyjor del por qué es lo que hacemos como pilotos, lo que se instala al volante. El porqué de la verdad nos hace mentir, el porqué de sentir emociones fuertes nos hace enloquecer, el porqué del riesgo nos hace tirar muchas toallas, y el porqué de la muerte nos hace vivir.

Que somos más lo que hacemos que lo que decimos, somos más lo que decidimos que lo que pensamos, somos lo que hacemos y no lo que pensamos. Que la educación es el arte sublime y el oficio de aprender mientras se enseña y de enseñar mientras se aprende.

Que somos más analfabetos y más esperanzados. Nos invita a reunirnos y denunciar a los culpables, a mirarlos, a no asumir que les toca a ellos, a mostrarles toda la rabia que sentimos. Al mismo tiempo, debemos tratar de arreglar las cosas con nuestra vida cotidiana, desde el punto de vista de la inconformidad, con ambición y con la absoluta certeza de que es posible.

Que la belleza está en la mirada, y no hay nada más gratificante que ser observado desde el amor incondicional y la alegría de vivir.

Que el optimismo es siempre la opción más recomendable y, cuando las cosas van mal, es esencial.

You cannot copy content of this page