7 razones por las que nunca volveré a la carne

Soy la primera en admitir que cambié mi dieta por razones egoístas. A los 39 años, era una persona gorda y en baja forma que se precipitaba hacia la mediana edad deprimida y sin entusiasmo por su vida. Y mis únicos intentos de adelgazar con pastillas habían sido todo un fracaso.

Sólo a raíz de un susto de salud en la víspera de mi 40º cumpleaños me di cuenta no sólo de que tenía que cambiar, sino de que quería cambiar.

Ese cambio se concretó en la adopción de una dieta basada en plantas, una decisión que alteró permanentemente la trayectoria de mi vida y me ayudó a transformarme en un atleta de ultra resistencia de mediana edad, defensor del bienestar y uno de los 25 hombres más en forma del mundo de Men's Fitness.

Al no comer más que plantas cercanas a su estado natural, perdí peso de forma rápida y responsable. Recuperé la vitalidad y el entusiasmo por la vida y pasé a realizar hazañas atléticas que nunca habría soñado: Fui uno de los primeros clasificados en los Campeonatos Mundiales de Ultraman y la primera persona en completar el EPIC5: cinco triatlones de distancia ironman en cinco islas de Hawai en menos de una semana.

Los beneficios sociales y medioambientales que me ayudan a mantener mi dieta basada en plantas.
La vida no es estática. A medida que mi viaje evoluciona, me interesan cada vez más cuestiones que van más allá de mi cintura y del mundo del rendimiento deportivo de élite, como la conservación del medio ambiente y el hambre en el mundo. El bienestar comienza con lo que ponemos en nuestro plato. Pero eso es sólo la primera base. La verdadera salud es mucho más amplia, pues va más allá de nuestro bienestar físico personal y se extiende a la salud colectiva y sostenible de todos los seres vivos y los lugares a los que llaman hogar. Estas son las principales razones por las que me siento bien al seguir mi dieta basada en plantas:

1. Conserva el agua.
Más de la mitad del agua que se consume en EE.UU. se destina a la ganadería. Según un modelo de la Red de la Huella Hídrica, se necesitan unos 460 galones de agua para producir un cuarto de libra de hamburguesa. Y los productos lácteos no son mucho mejores, ya que requieren 1.000 galones de agua para un galón de leche. Esto no sólo es un despilfarro y una ineficacia, sino que es emblemático de un sistema de producción de alimentos roto.

2. Reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.
Cuando se trata del cambio climático global, tendemos a centrarnos en el impacto del uso de combustibles fósiles y en temas candentes como el fracking. Pero el elefante en la habitación es la agricultura animal, que es responsable del 18% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, más que los gases de escape de todo el transporte combinado, según un informe de 2006 de las Naciones Unidas.

El ganado cubre una parte importante de la tierra en la Tierra. Según el documental Cowspiracy, 1,5 acres de tierra pueden producir 375 libras de carne o 37.000 libras de alimento vegetal. En otras palabras, un consumidor de carne requiere 18 veces la cantidad de tierra necesaria para alimentar a alguien que come a base de plantas. Haz las cuentas.

3. Ayuda a prevenir la extinción de especies.
La agricultura animal también es una de las principales causas de extinción de especies. Con el fin de despejar la tierra para cultivar el ganado (además de los cultivos no animales como el aceite de palma y el café), los agricultores de América del Sur y el sudeste de Asia se ven obligados a talar los bosques antiguos, lo que amenaza a las especies nativas de plantas y animales.

4. Reduce los gases y residuos animales (que desempeñan un papel importante en el calentamiento global).
Menos animales criados para la producción de carne significa menos gases en la atmósfera. Debido a su sistema digestivo único, la vaca media libera de 30 a 50 galones de metano (un gas de efecto invernadero que atrapa más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono) a través de eructos y pedos. Si tenemos en cuenta el número de animales que viven en una granja, la producción de gases de efecto invernadero se acumula rápidamente.

5. Ayuda a prevenir la destrucción de la vida marina.
Hasta el 10% del pescado capturado cada año en el mundo se desecha, y algunos científicos creen que los océanos podrían quedarse sin peces ya en 2048.

6. Ayuda a reducir el hambre en el mundo.
Sólo Estados Unidos puede alimentar a 800 millones de personas con el grano que come el ganado. El hambre no es un problema de escasez, sino de distribución y reparto.

7. Previene (y puede revertir) las enfermedades crónicas.
Se ha demostrado científicamente que una dieta sana basada en plantas previene e incluso invierte el curso de muchas enfermedades inducidas por la alimentación y el estilo de vida, incluidas las enfermedades cardíacas y la diabetes de tipo 2, plagas modernas del mundo desarrollado.

Recomiendo encarecidamente adoptar una dieta basada principalmente en plantas y diría que es la elección más poderosa e impactante que se puede hacer como consumidor consciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir